Thursday, August 09, 2012

LA LARGA MARCHA

Existe una novela de Stephen King que lleva ese título, "La Larga Marcha", ambientada en un mundo militarizado y bajo una especie de dictadura, al menos en USA. Viene a ser algo parecido a la obra de George Orwel "1984", donde el mundo estaba bajo el control del Líder, y no había libertad como hoy la conocemos.
En la novela de King, la historia se desarrolla en los Estados Unidos, donde "el Comandante" y sus "Escuadrones" controlan a la gente.
En esta sociedad hay establecida una competición donde 100 corredores toman la salida y caminan por una carretera sin posibilidad de detenerse ni disminuir la velocidad por debajo de los 6,5km/h ya que un grupo de soldados montados en un vehículo blindado controlan a cada corredor con sofisticados radares y todos aquellos que incumplan las normas reciben tres avisos antes de que se les de "el pasaporte". Sencillamente  les disparan y los abaten. Al final solo queda uno vivo que es el ganador y que obtiene como precio la fama eterna y riqueza sin fin.
Sin vehículo oruga y sin soldados creo que llegué a sentirme de manera parecida a estos corredores cuando atravesé la barrera de Hoya de La Mora este pasado domingo....
Llegué a sentir la indiferencia que se relata en la novela cuando los corredores, llegados a un punto de agotamiento tal, afrontaban de manera indiferente la llegada de ese "pasaporte".
Nos plantamos en el coche para tras poco más de tres horas llegar a Granada e ir directamente al hotel de la organización que era un cuatro estrellas muy bien situado de cara al seguimiento de la prueba. Los precios para los atletas fueron muy interesantes, inclusive escogiendo la opción de media pensión o pensión completa. Lo comento por aquello de indecisos de cara al año que viene...
Dedicamos la tarde a visitar el Parque de las Ciencias, para regresar al hotel y disfrutar de un baño en la piscina además de recoger dorsal e instrucciones para la prueba.
Desde el punto de vista de la organización creo que faltó un pequeño briefing que aclarara el funcionamiento del servicio de guaguas(buses) para los acompañantes, ya que resultó algo caótico.
A las 05.00 del domingo en planta, desayuno en el hotel (creo que primer fallo) y para la salida.
Unos minutos pasados de las 07.00 se da la salida y comenzamos a darle dos vueltas al Paseo del Salón donde ya se forman tres grupos diferenciados en la cabeza y el posterior estiramiento del resto de corredores. Como gracias a mi gran "tostada" me dejé el GPS en Cádiz no podía tener referencias de ritmos   pero mis sensaciones eran de ir algo rápido. No para hacer un 10.000 pero si para subir al Veleta.
Me sitúo en el tercer grupo desde el cual mantenemos controlados tanto al segundo como al primero, eso sí , corriendo con cierta sensación de incomodidad.
No le doy demasiada importancia ya que pienso que acabaré por encontrarme mejor de forma progresiva y así recuperar sensaciones más agradables.
La primera parte de la carrera es llana e incluso con pequeñas bajadas que ayudan a que el ritmo sea rápido y no dando pie a relajarse ni respirar más de la cuenta.
Poco a poco se suceden los kilómetros y los tres grupos se van distanciando, aunque siempre se mantiene el control visual de los mismos. Llegamos al km 10 en 40' exactos, lo que me hace suponer que quizá el recorrido no está medido con mucha precisión debido a las sensaciones y mi propia apreciación.
A partir de aquí comienza el desnivel positivo y casi se mantiene sin tregua hasta la meta.
Pese a llevar algunos kilómetros encima, las malas sensaciones persisten, siendo estas una mezcla de gases y flato que no me permiten disfrutar de la subida así como que crean esa sensación de malestar/pesar que hacen comerme el tarro al saber lo que me queda.
Paralelamente a esto empiezo a sentir un pequeño pinchazo incómodo en la rodilla izquierda, que lejos de incapacitar si contribuye a la sensación de malestar general, empezando a confabular entre todos un conjunto de achaques que comienzan a dar por el culo.....
La subida no es excesivamente en pendiente pero si que es constante y sin tramos llanos o descanso, pero es curioso como en esta parte cuesta arriba mi ritmo es mejor que cuando llaneábamos.
Los avituallamientos se suceden con frecuencia y en la mayoría se ofrece solo agua o agua y sales, siendo a partir del km 15 donde además hay fruta.
No hubo ni geles ni barritas en toda la prueba.
Aproximadamente cada 30' tomo un gel y cada hora una pastilla de sales.
Echo en falta un cinturón de hidratación de esos con botellitas pequeñas y me lo planteo como asignatura pendiente para este tipo de pruebas o carreras largas.
Llegada  al km 25, ecuador de la carrera donde Elo y los niños se dejan la voz animando. En este punto de la misma voy en el puesto nº 20, siendo a partir de aquí cuando desaparecen esas malas sensaciones de gases y flato aunque persiste la molestia en la rodilla.
En este punto y sin pretenderlo, me descuelgo del grupo y continúo en solitario, algo que sucede de forma involuntaria y que agradezco porque siempre me ha gustado el desafío en soledad y esta carrera es propicia a ello.
Sin solución de continuidad se continúa ganando altura y me "encasqueto" en la cara N de la sierra, obteniendo visual sobre el pico que parece colgado del cielo como la mítica montaña de King-Kong.
Paso junto al refugio General Oñate y me fijo en pi próximo objetivo que es pasar junto al CAR para, posteriormente, dejar a la izquierda el Albergue Universitario y conseguir la posición del parking del Refugio de Hoya de la Mora, desde el cual comienzan los 11 últimos kms. Los más duros.
Alcanzo la barrera en 3h35' y me digo que tengo cerca de una hora (quizá algo más por el cansancio) para cubrir la última parte de la subida.
Una vez que cruzo la citada barrera es cuando me viene ese bajón que ya no conseguí revertir, hundiéndome en el crono, la clasificación y en mis propias miserias porque el grado de sufrimiento fue tal que no conseguir terminar con un mínimo de disfrute.
Los pies me pesan, me veo literalmente pegado al asfalto, con una sensación de mareo/adormecimiento que apenas me permitían avanzar a una velocidad absurda pese a mi empeño en no dejar de correr.
El viento en esta parte es brutal. Los tramos en contra casi te hacen caer...
Y así poco a poco y minuto a minuto voy subiendo a la par que otros corredores me van pasando, siendo 51 el número de estos que lo consigue.
Esta circunstancia deja de importarme lo más mínimo, porque mi cabeza lo único que desea es acabar y dejar de correr de una vez.
Los últimos avituallamientos no disponen de cola, algo que se notó bastante para aplacar el cansancio y obtener un plus de chispa.
Últimas rampas para encarar la meta que no pudo contar con un arco hinchable debido al fuerte viento.
Allí en meta el avituallamiento consistía en un Powerade (bebida oficial) calentorro, así que pillo el mío, mi mochila y para abajo, a pillar la lanzadera que  nos bajaba hasta un telesilla que te acercaba a Borreguiles, donde seguidamente el telecabina te bajaba hasta Pradollano.
La bajada en telesilla fue gélida e hipotérmica.
Ya en Pradollano me encuentro con Elo y los niños y me comentan sus diferentes peripecias a lo largo del día para hacer el seguimiento de la prueba.
Como resumen final y juicio crítico de la misma, decir que la carrera en si es una pasada, merece mucho la pena siempre y cuando se prepare a conciencia y con garantías de no lesionarse y de no acabar hecho un "walking dead". La organización no es brillante, pero tampoco es un fraude ni un tangazo. Son 50 euros.
Personalmente me gustaría volver el año que viene, pero preparándola con más cabeza y algo más en serio, pero aún debe llover bastante.
Me llevo a casa un  tendinitis rotuliana que espero no sea muy grave y no me ralentice de cara a comenzar la nueva temporada.
Ahora un pequeño descanso, que al menos para el equipo de apoyo, es bien merecido.
Hala pues!

1 comment:

Muñekita Cat said...

Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besoss!!
Emilia